Cirugía Plástica Después de una mordedura de perro

Cuando yo estaba en mi tercer grado de la familia, fui a visitar a mi abuela de Acción de Gracias. Nos habíamos estado viajando durante horas – un par de horas en el avión y luego otra hora para llegar a la ciudad de mi abuela vive pulg Cuando llegamos a la ciudad, en vez de ir derecho a casa de mi abuela, nos fuimos a uno de mis casa de los amigos de los padres.

Todos salimos del coche y entró en la casa de la casa. Todos los adultos estaban en frente de mí. Me incliné para saludar al perro de la familia. Él era un terrier West Highland, y yo lo había conocido durante años y años. Con mucho cariño le palmeó la espalda y llegó debajo de él para tocar su panza, y se dio vuelta, saltó y me mordió en la mejilla.

Como era de esperar, me gritó y comenzó a llorar. Mi mamá me dijo más tarde que antes de que ella se dio vuelta ella pensó “Oh hombre, ¿y ahora qué?” Pero cuando se dio la vuelta, ella dijo que todo lo que vio era yo agarrando mi mejilla con la sangre se filtra entre mis dedos, que, por supuesto, la puso en el modo de acción. Me senté en el baño y trató de limpiar la sangre de, por lo que podía mirar a la herida. Después de mirar y discutir entre ellos, decidieron que tenía que ir al hospital.

Así que todos las maletas y se fue al hospital. Los médicos allí echó un vistazo a mí y decidí que necesitaba puntos de sutura y una vacuna contra la rabia. La vacuna contra la rabia era por si acaso, y estoy bastante seguro de que era un procedimiento. Pero yo no quería puntos de sutura en lo más mínimo. He luchado a mi mamá en la parte superior de mis pulmones. No quería que algunas cosas largas y negras que salen de mi cara.

Yo sabía que todos los niños que me miran cuando volví a la escuela, y yo no quería eso.Pero mi mamá me revocada. Tenía que llegar a los puntos de sutura. Así que esperamos alrededor hasta las nueve o las diez de la noche por el cirujano plástico. Que necesitaba para conseguir la cirugía plástica para asegurarse de que las cicatrices en mi rostro no sería obvio.

Cuando la cirugía plástica empezó, yo gritaba mucho. Me tuvieron que tienen sobre la mesa para adormecer mi cara, porque yo realmente no quería puntos de sutura. Pero una vez que mi cara estaba entumecida, yo estaba bien con él. Me dieron un total de 16 puntos de sutura.Es curioso, ahora a mí que tengo que decirles a mis amigos que he tenido la cirugía plástica, porque cuando la gente piensa la cirugía plástica, se cree que un trabajo de la nariz o algo así. Pero tuve que tiene que asegurarse de que mis cicatrices no eran muy visibles. Afortunadamente, el cirujano hizo un gran trabajo, tanto es así que cuando le digo a la gente que un perro me mordió en la cara, que no me creen. Tengo que señalar mis pequeñas cicatrices para mostrar dónde está el perro me mordió.

cirugia plastica en medellin

This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s